Pintamos el fondo bordeando el motivo principal.

Acondicionamos el pincel humedeciéndolo en aceite y dándole forma plana o de espátula. Para ello, mojamos el pincel en el aceite abierto y lo escurrimos en el borde del envase. Después le damos la forma plana en el paño, que situamos debajo de la paleta de colores, presionando el pincel con el dedo contra el paño

La primera vez (el paño seco) presionamos un poco menos el pincel en el paño, para no secarlo mucho, y las siguientes veces, presionaremos normal sobre un punto ya húmedo(no mojado) de una vez anterior.

Cuidaremos mucho que el pincel no quede saturado de aceite, lo que nos estropearía el trabajo.

Cargamos el pincel con el color amarillo, lo suficiente para dar pinceladas suaves, sin saturar. Vamos pintando alrededor de las flores con toques muy suaves.

Hacemos la misma operación con el azul claro, siempre descargando el pincel con toques muy suaves.

En la parte inferior de las hojas, cargo el pincel con un poco de gris con púrpura, arrastrando la esquina del pincel en ambos colores. Esto tiene el objetivo de dar un poco de profundidad, integrando el fondo con el motivo principal.

En el límite de los pensamientos con las nomeolvides utilizamos un azul oscuro con azul medio y una pizca de negro. Esta operación hay que hacerla con cuidado, para no acumular demasiado color, solamente lo justo para que se vea un poco oscuro, encajando ambos ramos.