Pintamos las pequeñas flores Nomeolvides.

Cargamos la esquina del pincel con azul claro y vamos formando los 5 pétalos de las florecillas. En algunas zonas debemos añadir un poco de azul medio con azul oscuro más una pizca de negro. Esta mezcla un poco más oscura tiene el objetivo de separar las florecillas del ramo principal y dar más movimiento y profundidad a la composición.

Con un pincel redondo nº2 que lo cargamos con un poco de amarillo, hacemos el centro de las pequeñas florecillas con movimientos circulares. Hecho esto, cargamos un pincel Raphael nº6 con azul claro, y retocamos los 5 pétalos de las florecillas dándoles forma.

Con una goma de punta fina sacamos solamente algunas luces en algunos pétalos, haciendo movimientos de forma circular y sueltos sin dar rigidez a las delicadas flores.

Hacemos una mezcla de marrón y púrpura y cargamos un pincel redondo nº2 con esa mezcla. Hacemos pequeños puntos de ese color en el centro de las pequeñas flores, con un toque suave de color oscuro, completando así su centro.