Ejecución del Pensamiento que está en el último plano.

Cargamos el pincel Raphael nº12 limpio y acondicionado, con un poco de rosa y púrpura. Empezamos a pintar los pétalos de los pensamientos que están arriba, sobreponiendo con color claro.

Mezclamos un poco de morado y púrpura para cargar el pincel que descargaremos en las zonas más oscuras de los pétalos que están por debajo.

Con un pincel de oreja de poney o de cabra limpio y seco, pasamos a peinar (difuminar) con mucha suavidad para conseguir un efecto uniforme de las rayaduras que deja el pincel al descargar el color.

Sobre la flor, debemos siempre tener en cuenta que para conseguir un mejor resultado, hay que empezar a trabajar siempre en la parte del motivo que está en segundo plano e ir rematando según vamos avanzando hasta el punto que lleguemos al primer plano.

Después de rellenar de morado y púrpura el pensamiento que está en segundo plano, cargamos el pincel con amarillo y pintamos con este color en el centro de este pensamiento con pinceladas cortas.

Con la esquina del pincel sacamos luces dibujando las líneas de esta flor.

Con un pincel redondo nº2 añadimos un poco de morado con púrpura en el centro de la flor, solamente para rematar la zona, que he pintado con amarillo.

Con un pincel de oreja de poney limpio y seco, peinamos con la finalidad de integrar los colores.