Pintamos el Pensamiento que está en la posición intermedia.

Pasamos a pintar el segundo pensamiento de la misma manera que el pensamiento anterior. Cargamos el pincel Raphael nº12 con color morado y púrpura, y pintamos con esta mezcla el 2º pensamiento construyendo los pétalos con pinceladas oblícuas.

Acondicionamos el pincel mojándolo un poco en el aceite y cerciorándonos que está perfectamente plano para que nos ayude a sacar las luces de forma precisa, creando así las líneas morfológicas de esta flor.

Con un pincel de pelo de oreja de poney limpio y seco, peinamos suavizando las líneas que complementan el pétalo inferior del 2º pensamiento.