Ejecución del pensamiento que está en primer plano.

En el 3º pensamiento utilizamos el mismo procedimiento con la carga del pincel, con la diferencia de que al estar en el primer plano, los colores son ligeramente más claros.

Comenzamos con los primeros pétalos superiores a la derecha. Hacemos una mezcla de rosa y un poco de púrpura. Cargamos el pincel y pintamos el pensamiento con pinceladas suaves y oblícuas. Ajustamos el pincel y con sus esquinas vamos bordeando los pétalos con la finalidad de ir dibujando la flor. También utilizamos un pincel de oreja de poney limpio y seco para peinar y suavizar la zona pintada.

En los dos pétalos centrales trabajamos con un pincel Raphael nº10 que cargamos con un poco de amarillo y pintamos con ese color el pétalo derecho. A continuación cargamos el mismo pincel con púrpura y rosa y pintamos el siguiente pétalo.

Para hacer la separación de los pétalos centrales, cargamos el pincel con morado y lo descargamos entre los dos pétalos.

Volvemos a acondicionar el pincel en el aceite, y con sus esquinas sacamos luces para formar los dos pétalos centrales.

Pasamos a trabajar en el último pétalo del pensamiento. Este, al estar en el primer plano, hay que darle mucha suavidad y transparencia. Para conseguir eso, el pincel debe estar bien limpio y acondicionado con forma plana.

Cargamos el pincel con un poco de amarillo y empezamos a pintar el centro hacia fuera y de fuera hacia dentro, con la finalidad de dar movimiento al pétalo.

Cargamos el pincel con rosa y vamos pintando con pinceladas cortas. Volvemos a cargar el pincel con amarillo y pintamos la parte inferior del pétalo con pinceladas cortas.

Hacemos una mezcla de púrpura y morado y cargamos el pincel previamente acondicionado y con las esquinas del mismo, pintamos el centro de la flor con pinceladas cortas.

Hacemos una mezcla con ocre y un poco de marrón claro para pintar el centro de la flor y peinamos con un pincel limpio y seco de pelo de oreja de poney para integrar bien los colores.

Con un pincel Raphael nº12 limpio y acondicionado, cargamos un poco de amarillo, y de forma muy suave lo descargamos por encima de los pétalos centrales con la finalidad de sacar luces, pero con color, de esta manera las luces no quedan cortantes. A la vez que hacemos esta operación, vamos redibujando y dando forma a la flor con las dos esquinas laterales del pincel.

Para hacer la gota de agua que aparece en la parte inferior del pétalo central, cargamos un pincel nº10 con un poco de gris y rosa, pintamos la gota con esa mezcla haciendo movimientos circulares enseguida con un pincel limpio y seco de pelo de oreja de poney peinamos con suavidad, volvemos a cargar el pincel redondo nº0, ahora con morado y azul muy oscuro, y volvemos a pintar con esa mezcla en la gota, volvemos a peinar con mucha suavidad. Otra vez con el pincel nº0 sacamos las luces de la gota del lado derecho en movimiento circular. Sacamos apenas un punto de luz en la parte izquierda inferior, volvemos a peinar con el pincel seco hasta conseguir que la gota se vea transparente.

Con la espátula recogemos los restos de los colores que hemos utilizado para hacer los pensamientos y añadimos un poco de aceite. El objetivo es cargar una plumilla para dibujar con esa mezcla ligeramente el contorno de la gota. Con la goma de sacar luces, retocamos apenas los puntos de luz.

Temperatura de cocción 800ºC. 2 horas para llegar a 450ºC y 1 hora y media para llegar hasta los 800ºC.