Aplicamos una veladura sobre las hojas.

Retocamos el trabajo después de completar la primera etapa, que se ha cocido. Hacemos una mezcla de verde oscuro con una pizca de negro. Con esa mezcla cargamos el pincel Raphael nº6 y pasamos a retocar las hojas mediante una veladura, siempre tieniendo cuidado de no acumular mucho color en ningún espacio, ya que la acumulación de color al cocer el trabajo, se puede craquelar o saltar la pintura, estropeando el resultado del trabajo.