Retocamos las hojas del ramo.

Con una mezcla de verde oscuro y una pizca de púrpura, cargamos el pincel Raphael nº6 y pasamos a retocar las hojas con la finalidad de ir avanzando y terminando el ramo.

En la parte superior del ramo, en las hojas, utilizamos un pincel seco y limpio de pelo de oreja de poney para suavizar las pinceladas irregulares con toques muy suaves, peinando ligeramente.

Con la goma de sacar las luces, contorneamos ligeramente, redibujando las hojas en algunos puntos, para resaltar las zonas que tienen más luz.

Observad bien el vídeo.

Con el pincel Raphael nº6 acondicionado, retocamos las hojas del ramo y con las esquinas del pincel hacemos las dobleces de las hojas y sus nervios.