Espacio para pintar

El ambiente para pintar porcelana debe estar limpio de polvo.

El polvo es enemigo de la pintura sobre porcelana. Al cocer, se notan los puntos donde había polvo en la pintura, produciendo irregularidades muy feas en el resultado final.

Existen unas pequeñas máquinas eléctricas de sobremesa con filtros HEPA para purificar el aire y atrapar el polvo. Su coste no es elevado (30€ aprox.) y el ruido de su pequeño ventilador no molesta casi. Yo la utilizo con mucha satisfacción.

 

 

Pieza de porcelana

Cuando compramos una porcelana para pintar, es conveniente lavarla con agua y jabón para quitar el polvo y las impurezas que puedan haber quedado adheridas de fábrica.

Después es conveniente pasar un algodón con acetona o con alcohol.

Si vamos a pintar con aceite abierto como medium, hay que dejar pasar unos días desde el lavado con agua, para que se seque muy bien y no interactúen el agua y el aceite.

Evitaremos apoyar los dedos sobre la porcelana para que no dejen huellas.

 

 

Útiles para pintar

Paleta de colores

 

  • Paño que no suelta impurezas, para limpiar y humedecer el pincel. Una marca (Kimberly-Clark Scott)
  • Papel de calco especial para porcelana.
  • Gomas para sacar luces (quitar el color y dejar ver la porcelana).
  • Pinceles para peinar (Filipe Pereira-Oreja de buey).
  • Pinceles para pintar (Filipe Pereira-Catherine Bergoin-Raphael).
  • Espátula de metal.
  • Lápiz para dibujar.
  • Punzón para calcar o bolígrafo sin tinta.

 

 

Preparación de los colores

Los colores se obtienen aplastando los pigmentos con un medium (aceite abierto o medium al agua) con una espátula metálica. El aplastado se realiza como se indica en el vídeo adjunto. El resultado del aplastado tiene que ser una pasta homogénea de pintura, similar a una pasta de dientes, sin granitos de pigmento. Ciertos colores necesitan un aplastado más intenso, por ejemplo, los púrpuras y azules, ya que tienen unos granos más duros.

Recomiendo que la pasta de color quede bastante espesa, poco fluida.

Es conveniente que el medium para aplastar los pigmentos se seque muy poco con el paso del tiempo. El color aplastado suele durar meses. Si la pasta de color, con el paso del tiempo, se ha secado un poco, se le añade una pizca de medium y se mezcla con la espátula para ponerla a punto, y ya está lista para pintar.

 

En el caso de utilizar como medium el aceite abierto, lo utilizo sólo para empastar los pigmentos, así dura mucho sin secarse. Después, para aplicar el color a la porcelana suelo emplear una mezcla de 50% de aceite abierto y 50% de copaiba, que mejora sus propiedades para aplicarlo a la porcelana (se aplica más fácil, se fija mejor a la porcelana y se seca al cabo de unos días).

 

 

Paleta de colores

Paleta de colores

 

Es conveniente utilizar 2 baldosines blancos(de porcelana o azulejo), con una superficie lisa, sin poros. Uno lo utilizaré para colocar los colores aplastados, y el otro para realizar las mezclas de pintura. Es muy práctico utilizar un baldosín específico para hacer las mezclas porque es muy fácil de limpiar, sin afectar a los colores del otro baldosín.

Algunos pintores utilizan placa de vidrio como paleta de colores. Considero que se aprecian peor los colores, debido a su transparencia, y por eso no lo uso.

Limpiamos las paletas con acetona(limpia más) o con alcohol. La paleta debe estar muy limpia cuando depositamos en ella los colores.

 

 

 

 

 

Dibujo del proyecto

Lo podemos dibujar directamente con un lápiz o podemos calcarlo con papel especial para porcelana y un punzón o un bolígrafo sin tinta.

 

Pintando la porcelana

Es conveniente reservar el último cuarto de hora de la sesión de pintura para recoger y limpiar los pinceles.

Recordad siempre que no debemos dejar una capa gruesa de pintura en ningún lugar en la porcelana, ya que salta al cocerse en el horno.

Muchas veces es conveniente peinar con un pincel seco la pintura aplicada para fundir colores o para hacer más regular la pintura en algunos sitios.

Es conveniente tener varios pinceles secos para peinar, ya que al peinar repetidamente con un pincel seco, y aunque lo limpiemos en el paño, termina ensuciándose y pierde efectividad.

También se puede peinar con el mismo pincel húmedo con el que aplicamos el color, después de limpiarlo y prepararlo en el paño. Hay que tener un poco más de cuidado y hacerlo con mucha suavidad.

 

Fin de la sesión de pintura

Al terminar la sesión de pintura recomiendo que sistemáticamente realicemos las siguientes tareas:

  • Guardar la pieza en una caja o lugar protegido del polvo. Poner atención a los almacenamientos en vertical para que no escurra el medium.
  • Limpiar los pinceles utilizados. Tener en cuenta que la copaiba que impregna el pincel se seca y lo estropea.
  • Limpiar bien con acetona o alcohol el baldosín de mezclas de pintura.
  • Limpiar los restos de pintura sueltos en la paleta de colores y almacenarla en un lugar protegido del polvo (caja de bombones, etc..)
  • Recoger y limpiar la mesa de pintura.

 

 

Limpieza de los pinceles

Los pinceles se lavan con agua y jabón. El jabón de glicerina da buenos resultados.

 

 

Secado de la pieza

Una vez pintada la pieza, antes de cocerla en el horno, es conveniente dejar que se seque para que el resultado final sea mejor.

 

 

Horno

Como norma general, para que los colores fundan bien y quede bonito el proyecto, los primeros 450º de la cocción debe ser lenta. Todos los proyectos tendrán unas indicaciones específicas en cada cocción de la pieza.

 

Lijado de la pieza

Salvo algunas excepciones (retratos y algunas otras piezas) lijamos suavemente la pintura cocida con una lija fina y agua sobre la pieza.

 

 

0 0 vote
Article Rating