Pintura Americana

La pintura americana permite obtener obras más bonitas y más expresivas, sin los condicionantes de la plumilla.

La pintura americana se puede realizar con un medium al aceite o al agua.

Pintar con un medium al agua es más fácil que hacerlo con un medium al aceite, obteniendo similar resultado. Es por eso que lo recomendamos a los pintores aficionados.

La capa de pintura sobre la porcelana debe ser muy fina. De esta manera, obtendremos una pintura bella y transparente, y los colores no saltarán en el horno.

Atención: Los pinceles utilizados con un medium al aceite, no se pueden utilizados con un medium al agua, y viceversa.

Mediums al agua

He desarrollado 2 mediums al agua, que facilitan mucho la pintura sobre porcelana.

Medium A para preparar los colores: Seca muy poco. Los colores se preparan con el medium A, y guardados en pequeños recipientes con tapa. Si el color permanece preparado un mes o más, la consistencia de la pasta puede cambiar. Añadiendo un poco de medium A, le daremos la consistencia de dentífrico deseada.

Medium B para pintar: Lo utilizaremos para hacer la pasta de color fluida y aplicarla sobre la porcelana. Una vez aplicado el color en la porcelana, y pasados 5 minutos, está en un estado ideal para recibir encima una nueva capa de pintura. Si la pintura aplicada no la tocamos durante varios días, se seca e impide la aplicación de una nueva capa de pintura, ya que el pincel levantará la pintura seca.

Los pinceles se lavan con agua y jabón.

Elementos para la pintura

1.- Trapo que no deja restos: Kimberly-Clark Scott

2.- Papel de calco para porcelana.

3.- Goma para sacar luces, Fino.

4.- Goma para sacar luces, Mediana.

5.- Pincel de oreja de buey, Fino.

6.- Pincel de oreja de buey, Mediano.

7.- Pincel de oreja de buey, Grueso.

8.- Pincel Catherine Bergoin 74.2

9.- Pincel Catherine Bergoin 19.3

10.- Pincel Raphael nº10

11.- Pincel Raphael nº6

12.- Espátula de lámina de acero recta.

13.- Lápiz acualerable, si no queremos calcar el dibujo.

14.- Punzón o un bolígrafo sin tinta, para calcar.

15.- Porcelana lavada con agua y jabón, sin apoyar los dedos y sin polvo.

A.- Medium al agua A para empastar los colores.

B.- Medium al agua B para diluir y aplicar los colores.

Alcohol: Para la limpieza de los colores en la paleta.

Limpieza en la pintura sobre porcelana

La porcelana antes de pintar debe estar lavada con agua y jabón. Se evitará aplicarse crema de manos antes de pintar. También evitaremos tocar la superficie a pintar  con los dedos, para no transferir la grasa corporal que estropea la pintura. Es muy importante que no haya polvo en el ambiente que se deposite sobre la porcelana o sobre la paleta con los colores. Cuando la porcelana ha sido pintada y no está cocida, debe ser almacenada en un armario o en una caja sin polvo.

Paleta de colores

Podemos utilizar una placa, un plato o un cristal pulido para colocar los colores preparados. Guardaremos la paleta en una caja de chocolates o similar para protegerla del polvo.

Preparación de los colores con el medium  A

El medium A puede utilizarse con cualquier pigmento de cualquier marca.

Los colores como el púrpura, el violeta o el azul tienen los granos del pigmento muy duros y deben ser muy bien molidos. Todo el trabajo depende de una buena preparación de los colores.

Es aconsejable depositar algunas gotas del medium A en una esquina del plato y lo tomaremos poco a poco para mezclarlo con el pigmento, hasta obtener una consistencia de la pasta como un dentífrico.

Medium B para pintar 

Facilita la adherencia del color sobre la porcelana y los retoques más tarde, cuando aún está húmeda.

El procedimiento aconsejado para pintar sobre porcelana es tomar el color con el pincel que contiene un poco de medium B, pintar y dejarlo reposar un poco, mínimo 3 o 5 minutos, sin dejar la aplicación de la siguiente capa de color para otro día.

Pasados esos 3-5 minutos, ya podemos aplicar más pintura sobre la zona.

Si esperamos 3 o 4 días para retocar una pintura aplicada con el medium B, no será posible. Es recomendable limpiar la zona con alcohol y comenzar a pintar de nuevo.

El trapo para escurrir y ajustar el pincel 

Es muy importante. Determina la calidad de la pintura sobre porcelana. Si utilizamos un trapo de algodón, cuando escurramos el pince, recogerá fibras e impurezas que se trasladarán a la porcelana, impidiendo así el peinado y dejando trazas.

Si utilizamos un papel, recogerá igualmente impurezas que nos estropearán la pintura.

En el trapo, la primera vez que escurramos el pincel, se impregnará una zona con el medium B. La próxima vez que escurramos el pincel, lo haremos en la misma zona, lo que permite mantener la humedad y facilita el ajuste del pincel. Cuando la zona utilizada se mancha mucho, impregnamos el pincel con el medium B y lo escurrimos en una zona nueva del trapo, y la utilizaremos en los siguientes ajustes del pincel.

Ajuste del pincel con medium B

Ajuste del pincel sin medium B

Peinado con el pincel de aplicar el color

          • Para fundir 2 o 3 colores.
          • Para hacer uniforme el color en una zona.
          • Para extender un color a zonas contiguas.

Se hace con el pincel aplanado, después de aplicar el color. Rozamos muy ligeramente la superficie pintada en la dirección deseada.

Peinado con el pincel de oreja de buey, limpio y seco.

          • Fundido de la pintura.
          • Quitar las marcas dejadas por el pincel cuando no estamos interesados.
          • Quitar los pelos o el polvo que se deposita en la pintura.
          • Extender la pintura a las zonas contiguas.

Cuando los pinceles tienen pintura y peinan mal, debemos lavarlos con agua jabonosa y dejarlos secar. Lo dejamos a secar 1 día y ya está listo para utilizar. Estos pinceles son baratos y es aconsejable disponer de varios de repuesto, secos y limpios.

Fin de la sesión de pintura

    • Después de la sesión de pintura, limpiamos todos los pinceles con agua y jabón.
    • Colocamos la pieza de porcelana en una caja o un armario protegida del polvo.
    • Guardamos la paleta de colores dentro de una caja o de un contenedor para protegerla del polvo.